Category Archives: Uncategorized

CfP Participatory Methods in Migration Research

Call for Papers

PARTICIPATORY METHODS IN MIGRATION RESEARCH

SPECIAL ISSUE IN MIGRATION LETTERS

DEADLINE: 15 DECEMBER 2018

[You can download the pdf version of the CfP here]

ml_cover-197x300

Human mobility is a highly interdisciplinary and complex issue which has been approached from diverse national academic traditions and methodologies of investigation (DeTona et al 2010). Although the study of migration was initially dominated by empiricist-positivist approaches, there is by now a well-established tradition of qualitative studies (Iosifides and Sporton 2009). More recently, within the realm of feminist, critical and experimental scholarship, there has been an upsurge of new and creative methodological developments. These include a diversity of participatory approaches, ranging from social action-research, to research involving different types of participation (Arnstein 1969). This is particularly relevant at a time when not only scholars but also different institutions are currently promoting participation and societal involvement in research. This work has questioned well-established separations such as those between researcher and research participants, or between academia, activism and social work (Pereira et al. 2016). So far, though, these studies have not received systematized attention and to a large extend remain as scattered small case studies. Trying to redress this situation, this special issue aims to showcase overall connections and developments by providing an updated account of participatory approaches in migration studies, and to provide a fora to reflect on the possibilities, limits and challenges of making use of participatory methods in migration research.

We particularly welcome articles reflection on one or more of the following topics:

  • The nature of scientific knowledge and participatory methods:

Given that participatory projects often imply the use of artistic or non-textual elements, they compel us to consider the nature of scientific research, and how to accommodate other forms of knowledge production and dissemination. These include but are not limited to, considerations about how to account for the inclusion of the body and the sensorium into this type of research.

  • Gender dimension of participatory research:

We are particularly interested in works that reflect on the possible existence of a gendered aspect of participatory methodologies. Some elements found in many participatory projects (e.g. nurturing in research, carrying projects in personal time, non-conventional publication venues) may even contribute to the gender productivity gap in Academia and therefore work against already disadvantaged scholars (peripheral, female or early career researchers). In particular, we welcome considerations about if, and how, these methodologies may link, contribute and interpellate the postulates of the Slow Academia and feminist approaches to academic life and purpose.

  • Participation and power:

Participatory research is an umbrella term under which sits a wide-ranging variety of projects, therefore the need of studies on definitions and core features of participatory research and methodologies. These may take the form of review articles that report on the appearance and development of participatory projects in different disciplines (as long as they have any relation with migration), or works that attempt to advance conceptual clarity by mapping participatory projects. We are expressly interested in the power dynamics between different parties taking part in participatory projects, and in particular on the power dynamics that lead to define who is to participate and what participation actually means.

  • Structural obstacles:

Finally, we welcome accounts of the limiting and enabling forces around the possibility and sustainability of these type projects over time. Reflections on how to come around the issue of problematic access to funding particularly when involving open research agendas are needed. We foresee that comparative studies or projects carried out in areas or scholarly traditions other than Anglo-Saxon or European ones, may provide insights on the structural features of academic research that hinder or bloom the possibility of carrying out participatory projects.

Ideally, we envisage articles that present specific participatory projects from any discipline and covering any geographical scope and migrant group, but which go beyond the case-study at hand and provide broader theoretical reflections.

SUBMISSION PROCEDURE:

Contributors are invited to submit 500-words abstracts which address any of the topics above or is coherent with the broad theoretical conceptualization of the Special Issue by December 15th, 2018. All submitted proposals should not have previously been published or be currently under review for publication. Proposals need to be submitted by email to all the SI editors:

Diana Mata-Codesal, d.mata.codesal@gmail.com

Concha Maiztegi, concha.maiztegi@deusto.es

Laure Kloetzer,  laure.kloetzer@unine.ch

Authors will be informed about the outcome of the pre-selection process by 15th January 2018.

Full drafts of 3,500-4,000 words excluding references, tables and graphs will need to be submitted by 1st April 2019. Please note that full articles will have to undergo double blind peer review in order to be accepted into the final publication.

ABOUT THE JOURNAL:

Migration Letters is abstracted and indexed widely, including by SCOPUS and Web of Science. It is ranked as a Q1 journal in ScImago. It is the first ever letter-type journal in migration studies following a strict double blind peer review policy for research articles. It is published four times a year in January, April, July and October. For more information please see the journal webpage

https://journals.tplondon.com/index.php/ml/about/submissionsCfP_ParticipatoryMethods_MigLett

Cuerpos malolientes

A lo largo de la historia ciertos cuerpos han sido descalificados como malolientes. Los cuerpos de los mendigos, los extranjeros, los pobres, judíos, gitanos, prostitutas… todos ellos han sido en algún momento rechazados por hediondos. Los cuerpos explotados en trabajos físicamente demandantes, huelen siempre a sudor, indendientemente de lo limpios que en realidad estén, porque el olor es un marcador simbólico: oler es estar sucio, tanto física como moralmente.

Los grupos malolientes cambian según las necesidades del contexto pero los mecanismos de descalificación que utilizan el olor como marca de inferioridad se mantienen. En general lo que comparten todos los grupos calificados como malolientes es su localización marginal en el orden social. Algunos están en la parte inferior de la jerarquía, otros directamente están fuera de la clasificación social. Los otros, los inferiores, los diferentes, los marginados, los excluidos, huelen.

Texto originalmente escrito en catalán para La Directa: https://directa.cat/cossos-pudents/

Disponible en español en el blog de OACU: https://observatoriconflicteurba.org/2018/10/19/cuerpos-malolientes-huele-a-capitalismo-segunda-parte/

Si te interesa el tema tal vez quieras leerte el artículo en AIBR-Revista de Antropología Iberoamericana El olor del cuerpo migrante en la ciudad desodorizada. Simbolismo olfativo en los procesos de clasificación social.

Aquí huele a capitalismo

Me decía un amigo que había vivido en Suiza en los tiempos de la emigración española a Europa allá por los años sesenta, que entonces eran los españoles los que olían mal. Obligados a vivir hacinados en condiciones precarias, el gueto español desprendía olor a chorizo y cebolla. Décadas después estas representaciones parecían no haber existido y la convivencia con esos migrantes del sur de Europa en los paises europes como Suiza o Francia se presentaba como libre de tensiones. En 1991, el entonces alcalde de París y futuro presidente de la república francesa Jacques Chirac hizo un polémico discurso en el que, además de la ya clásica referencia acusadora a la supuesta buena vida que se ve que da vivir de las ayudas sociales, mencionaba el ruido y el olor [le bruit et l’odeur] que salían de las casas de algunos inmigrantes en Francia como un motivo que justificaba las quejas racistas de algunos trabajadores franceses (blancos). El discurso no tiene desperdido. Entre otras cosas decía Chirac que “Puede ser verdad que no hay más extranjeros que antes de la guerra, pero no son del mismo tipo. Es cierto que había españoles, polacos y portugueses trabajando aquí, pero eso generaba menos problemas que tener musulmanes o negros”. El mal olor que se atribuía a les espagnoles  desaparece de los registros sustituído ahora por el de los inmigrantes árabes y africanos. De hecho, en cada momento, los cuerpos explotados en trabajos físicamente demandantes, huelen siempre a sudor, indendientemente de lo limpios que en realidad estén, porque el olor es un marcador simbólico: oler es estar sucio, tanto física como moralmente.

Puedes seguir leyendo el texto aquí está el texto original publicado en La Directa (en catalán): https://directa.cat/fa-olor-de-capitalisme/

En español en el blog del Observatorio de Antropología del Conflicto Urbano: https://observatoriconflicteurba.org/2018/07/31/huele-a-capitalismo/

Huelen mal

¡Cuántas veces habré escuchado esa frase (o sus variantes, oler extraño, desprender un olor raro, etc.) tanto en las entrevistas de distintas investigaciones como en conversaciones del día a día! Los negros huelen diferente, oler a gitano, olor de puta, los olores étnicos… el olor, aparentemente una cualidad sin importancia en nuestras ciudades modernas desodorizadas sin embargo, o tal vez por esa aparente falta de importancia, nos dice muchas cosas sobre cómo construimos “otros diferentes”. En el 2º Congreso de AIBR en Barcelona presenté algunas consideraciones al respecto. Os comparto debajo cinco expresiones que hacen referencia al supuesto mal olor de determinados grupos.

huelenmal_web

Los judíos parecen haber sido un grupo recurrentemente acusados de oler mal. Richard Sennet, en su libro Carne y Piedra, habla del “hedor judío” o “Foetor Judaicus” que se atribuía a los judíos de Venecia y que formaba parte de la justificación moral para encerrarlos en el gueto de la ciudad. También Hitler en su Mein Kampt decía de los judíos que:

“Por su exterior se ve claramente que no aman el agua, y, para nuestra desgracia, frecuentemente se puede saber con los ojos cerrados. A menudo me dan nauseas con el olor de estos portadores de kaftan (túnica). Todo esto no es nada atractivo, pero se convierte en totalmente repulsivo cuando además de suciedad física, descubres las machas morales de este “pueblo elegido”.

Una anécdota completamente diferente. Cuando yo era pequeña, vivía en un pueblo muy pequeño del Norte de España, y cuando se encendían hogueras mi madre me decía que me quitara de al lado del fuego porque si no iba a oler a gitano. Hasta mucho después no me di cuenta de las implicaciones de la expresión.

Aunque el origen etimológico de la palabra puta es discutido, un número importante de autores defienden que proviene de la palabra latina putida (podrida) ya que las prostitutas eran un grupo de mujeres identificado como maloliente por los griegos y romanos. Su mal olor indicaba no solo las condiciones físicas en las que trabajaban sino su bajo nivel social, ya que representaban hasta cierto punto lo podrido del orden social imaginado. Aunque en esta presentación apenas hago mención el género es muy importante en la construcción social del olor. Una mujer joven y buena ha de oler bien, dulce, suave. No sólo las malas mujeres son representadas como que huelen mal, también todo lo relacionado con la menstruación ha sido construido como sucio y desprendiendo mal olor. Tampoco las mujeres mayores son asociadas con el buen olor.

Solemos pensar los cuerpos mendigos como cuerpos sucios y por tanto hasta cierto punto malolientes. Pero en realidad esta caracterización lo que está haciendo es traducir una lectura moral dada la posición social de las personas sin hogar, y no una descripción de su situación real ya que por ejemplo en una ciudad como Barcelona existen duchas accesibles, y en general es una población que se encuentra relativamente limpia, tanto de cuerpo como de ropa. La percepción de los mendigos como personas sucias parece no tener mucho que ver con la realidad, al menos en el caso de Barcelona.

En 1991 Jacques Chirac pronunció un discurso que fue bastante polémico, el Discurso de Orleans, en el que hablaba del ruido y el olor que desprendían las casas de ciertos inmigrantes en Francia. Merece la pena leerlo porque no tiene desperdicio:

“Nuestro problema no son los extranjeros, es que hay un exceso [overdose]. Puede ser verdad que no hay más extranjeros que antes de la guerra, pero no son del mismo tipo. Es cierto que había españoles, polacos y portugueses trabajando aquí [chez nous], pero eso generaba menos problemas que tener musulmanes o negros […] ¿Cómo podemos esperar que un trabajador francés […] que junto con su esposa ganan alrededor de 15.000 francos, tenga a su lado vivienda pública llena de gente, una familia con un padre, tres o cuatro esposas y una veintena de niños, y que gana 50.000 francos en beneficios sociales sin trabajar? Si le añadimos el ruido y el olor [le bruit et l’odeur], normal que el trabajador francés se enfade. Y hay que entender, que si vosotros estuvierais allí, tendrías la misma reacción. Y no es racista decir eso.”

Vemos por un lado como existe una relación entre lo que se codifica como mal olor y una aparente falta de higiene. Higiene a su vez, se asocia con salud, salubridad, limpieza y en última instancia con valores morales. Así pues apestar en bastantes ocasiones no sólo se utiliza para describir un aspecto físico, desprender mal olor, sino que simbólicamente alude a una supuesta impureza o suciedad moral.

Es evidente que lo que todos los anteriores grupos sociales tienen en común es su localización marginal en el orden social. Algunos están en la parte inferior de la jerarquía, otros directamente están fuera de la clasificación social (pero son totalmente necesarios para la misma, sin el otro no hay nosotros). El olor codificado como “mal olor” actúa como una marca clara de subalteridad que se aplica a quienes se construyen como diferentes. La utilización de descripciones sobre cuerpos sucios que huelen mal es habitual para referirse a quienes se perciben como diferentes y además inferiores. Los otros, los inferiores, los diferentes, los marginados, los excluidos, huelen.